Blogia
La caja de los hilos

UN DÍA TRISTE

UN DÍA TRISTE

Por Safo

En lugar de la conversación con Enrico en el café (que será publicada a lo largo de la semana próxima) voy a hablar del aire, porque hoy es un día triste. Hoy es un día triste aunque no llueva. Hoy, además de oxígeno y nitrógeno, el aire va cargado de un extraño polvo amarillo. He visto a una pareja en el autobús que no paraba de reírse. Él movía las manos aparatosamente arriba y abajo y ella acompañaba con carcajadas rítmicas. Bendita inocencia. No sabían que hoy, sábado, es un día triste. Porque hoy es sábado y la gente hace cosas de sábado. He visto a una mujer en el mercado comprando para preparar una gran cena. Era feliz, hablaba con entusiasmo de guisos y aperitivos y no se daba cuenta. Yo no le abriría los ojos, no, no sería tan cruel. Éste es uno de esos casos en los que las verdades sólo duelen, así que mejor guardárselas para sí. Después me he sentado en una terraza. “Para percibir mejor la tristeza”, me he dicho, aunque lo cierto es que necesitaba descansar. Ha venido una camarera joven con cara de sábado y, con una sonrisa amplia, ha dejado caer un “¡qué día más estupendo!”. Yo no podía dar crédito a mis ojos. Según hablaba, la chica iba tragando este polvo amarillo y denso que nos inunda. Una especie de polen que algo roto, un vientre fracturado ha esparcido y ahora está por todos los lados. Ha contaminado el aire de tristeza. Polvo amarillo entrando y saliendo de sus pulmones y ella incapaz de verlo ¿o acaso prefería ignorarlo? Porque seguro que lo sabía. No conozco a nadie que no lo sepa. La tristeza es amarilla y su sabor recuerda a la mermelada de naranja.

Paulo Jorge Oliveira ilustra este post con un paisaje traído de otro mundo (Vía Mira y Calla).

Escuchemos

U2--One.mp3

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

5 comentarios

guizmo -

Es difícil escapar a la tristeza sentado en la terraza de un bar y viendo a la fauna pasar. Mejor salir de noche cuando todos los gatos son igual de pardos y turbios que uno mismo.

BeLéN -

ahhh!!! Tomás Lobo!!!
enhorabuena por tu pequeña "bocanada de esperanza"!!!

BeLéN -

es evidente que todo el mundo lo sabe...

pero de vez en cuando hacemos que no lo vemos, supongo que por seguir hacia adelante o simplemente seguir de pie...o no sé...

un beso

Safo -

Gracias, tus palabras siempre me alegran.

Tomás Lobo -

Safo, no estés triste. En el camino siempre hay pequeñas bocanadas de esperanza, aunque estén escondidas. Seguro que sabes encontrarlas y respirarlas a pleno pulmón. Besos.
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres